COMPESACIÓN POR ATROPELLO DEL PERRO


Una asociada paseaba con su perro cuando éste se le escapó y al pasar por la carretera fue atropellado por un coche. A consecuencia del accidente, y el coche sufrió varios desperfectos, cuya reparación en el taller supusieron una factura de 2.725 euros. El dueño del vehículo reclamó en el juzgado el pago de la reparación y se determinó que el abono de los arreglos del vehículo debía ser abonado solidariamente entre los dueños del perro y su aseguradora del hogar. A pesar de que la compañía alegó que el seguro no cubría el siniestro ya que el dueño del perro era el compañero de la propietaria de la casa asegurada y no ésta, la sentencia determinó que la póliza cubría igualmente al "cónyuge no separado o quien ostente similar condición" por lo que se entendió que el seguro cubría el accidente.  Por todo ello, desde Irache se reclamó a la compañía el pago total de la indemnización correspondiente, capital que fue depositado en el juzgado por la aseguradora.