CIERRE DE UN COMERCIO DE MUEBLES


Irache denunció a un establecimiento del hogar que cerró repentinamente y dejó a 21 clientes sin muebles y sin el dinero que habían adelantado y que en algunos casos era de hasta 1.700 euros. Posteriormente, la tienda reabrió y se consiguieron acuerdos satisfactorios para la mayor parte de los asociados.

Veintiún consumidores de venta de muebles acudieron a las oficinas de Irache por problemas con un establecimiento de venta de muebles de la Comarca de Pamplona. Buena parte de ellos lo hicieron para mostrar su inquietud porque un cartel en la puerta de la tienda anunciaba el cierre de ésta sin dar mayores explicaciones ni informar sobre un plazo de apertura. Estas personas habían firmado la compra de diversos productos del establecimiento y habían abonado por adelantado parte o la totalidad del precio, ya que el comercio ofrecía un descuento de un 5% por “pronto pago”. En algunos casos el dinero pagado como señal había llegado hasta los 1.790 euros.

Tras recibir a los consumidores, Irache puso una denuncia conjunta en la Fiscalía en nombre de los afectados. Dos meses después del cierre, el local comercial abrió nuevamente y a través de la Asociación se fueron consiguiendo acuerdos entre los afectados y el vendedor. En financiaciones de hasta 2.600 euros se consiguieron anulaciones de contratos y devoluciones de cuotas de hasta 900 euros. 

En otros casos se entregaron al cliente los muebles encargados y en otros se ofrecieron otros productos que el consumidor aceptó como sustitución. Finalmente se consiguió una solución satisfactoria para dieciocho asociados.