DIFERENCIAS DE HASTA UN 72% SEGÚN LA FARMACIA ELEGIDA


Un mismo producto de parafarmacia puede resultar hasta un 72% más caro, según la oficina elegida. Si se elige bien se puede ahorrar 10 euros en una compra de 43. Irache ha comparado los precios de un gel, una pasta de dientes y una leche para lactantes.
Estudio:
Un mismo producto de parafarmacia puede resultar un 72% más caro según la oficina en la que se adquiera
Un mismo producto de parafarmacia puede resultar hasta un 72% más caro según la oficina en la que se adquiera. Así lo ha podido comprobar la Asociación de Consumidores de Navarra Irache en un estudio realizado en doce oficinas de farmacia de Pamplona. Los datos extraídos constatan que la competencia en este sector permite que el consumidor pueda conseguir un importante ahorro según el establecimiento en el que compre -en el muestreo, 10 euros en una compra de un coste medio de 43-.
Diferencias de un 72% en el precio de un gel de baño
Irache ha visitado doce farmacias en las que ha solicitado tres diferentes productos, los mismos que ya se habían comprado en dos análisis anteriores efectuados en noviembre de 2009 y en enero de 2011. Los resultados de este trabajo ponen de manifiesto que un mismo producto puede resultar hasta un 72% más caro según el establecimiento elegido.
Esta diferencia se ha dado en la adquisición del gel de baño Eucerin para pieles sensibles, en formato de un litro. Así, el precio más barato ha sido de 13 euros y el más caro, de 22,40 euros, lo que supone una diferencia de 9,4 euros, un 72% en el coste del producto. El precio medio de este producto es de 18,83 euros.
Ocho euros de la leche más barata a la más cara
Un segundo producto ha sido la leche para lactantes Nutriben, en formato de 900 gramos. El establecimiento más caro lo vendía a 22,22 euros y el más económico a 13,95, lo que supone 8,27 euros de diferencia -59%- entre uno y otro. El precio medio de este producto sería de 18,03 euros.
A la misma cantidad de pasta dentífrica, diferencias de un 41% en el precio
El tercer producto elegido fue uno de menor importe: una pasta dentífrica de marca Lacer, en formato de 125 miligramos. El precio mayor era de 7,10 euros y el menor de 3,95; 3,15 euros de diferencia -79%- en un  producto con un coste medio que no llega a los seis -5,43 euros-. Sin embargo, hay que precisar que la tercera parte de estos precios iban vinculados a ofertas en las que se ofrecían 25 ó 35 miligramos gratis, o incluso en algún caso un kit de viaje. Si la comparación se hace sumando sólo los formatos de 125 miligramos sin ofertas añadidas, la diferencia mayor de precio es de 1,65 euros, una variación del 41% del coste.
En los tres productos, diez euros de ahorro
La diferencia de coste de los tres productos adquiridos supera los diez euros -de 39 a 49 euros- entre la farmacia más económica y la más cara de las oficinas que contaban con los tres artículos a la venta.
Diferente evolución de los precios
En cuanto a la comparativa respecto a los estudios realizados en noviembre de 2009 y enero de 2011, hay que señalar que el comportamiento de los precios varía según el producto.
Así, la leche para lactantes es un 16% más cara que hace dos años y un 11% más que hace cuatro; el gel, resulta un 3,4% más costoso que en 2011 y un 0,3% que en 2009; por su parte, el coste medio de la pasta dentífrica resulta un 4,4% más barato que hace dos años y 5,5% más económico que hace cuatro.
Si se tiene en cuenta el IPC, el gel y la pasta dentífrica resultan más económicos que hace dos y cuatro años
Sin embargo, si se tiene en cuenta la variación del IPC experimentada entre los estudios,   sólo en el caso de la leche los precios resultan más caros (10,2% y 1,5%). Por el contrario, los otros dos productos, en relación a la evolución de los precios, salen más económicos: 2,4% y 9,2% el gel de baño; y 10,2% y 15%, la pasta de dientes.
El trato recibido fue muy correcto en todas las oficinas. Como curiosidad, decir que mientras que en algunas de ellas los profesionales entregaron el tique de compra por su propia iniciativa, en otros casos el consumidor tuvo que solicitarlo, petición que fue atendida sin ninguna objeción.
Comparar ofertas
En opinión de Irache, el análisis corrobora que la liberalización del sector farmacéutico ha impulsado una mayor competencia en estos productos, lo que ha permitido un mayor número de ofertas y descuentos de los que el ciudadano se puede beneficiar.
De esta manera, el consumidor, si se molesta en comparar precios y establecimientos, puede conseguir un importante abaratamiento del coste de parte de los productos que se venden en las farmacias.