EL 17% DE LOS NAVARROS HA TENIDO PROBLEMAS CON SU COMPAÑÍA TELEFONICA


La Asociación de Consumidores de Navarra Irache denuncia los continuos problemas que sufren los ciudadanos con las operadoras telefónicas. Según una reciente encuesta encargada por la Asociación, el 17% de los navarros ha tenido algún contratiempo con su compañía.
Más de la mitad de los problemas, por facturas excesivas o incorrectas

Más de la mitad de los conflictos -56%- son causados porque los clientes creen que las facturas cobradas son excesivas o incorrectas. El porcentaje de este tipo de problemas ha subido dos puntos respecto al año pasado.
El siguiente problema telefónico que tienen los ciudadanos, si bien a mucha distancia de los temas de facturación, es la falta de información -20%-; tras él, la mala calidad del servicio, sobre todo por interrupciones -19%-; el 10% tuvo dificultades para tramitar la baja; el 3% tuvo problemas para recibir las facturas y otro 3% con los compromisos de permanencia.
Por sexo, la falta de información afecta más a los hombres y la mala calidad del servicio a las mujeres. En cuanto a la edad, los problemas de facturación afectan principalmente a los mayores de 30 años y la mala calidad del servicio a los menores de 46 años. En lo que se refiere a la falta de información, se quejan sobre todo los de 46 a 65 años.

Subida unilateral de las tarifas por parte de la compañía

Junto a los problemas más repetidos en años anteriores, cabe destacar la subida unilateral de las tarifas que están aplicando buena parte de las principales operadoras. Es decir, que aunque el cliente haya suscrito un contrato con unos precios, poco tiempo después se encuentra con que lo firmado no vale nada ya que la compañía decide subir las tarifas. En algunas ocasiones, este encarecimiento se ha producido apenas quince días después de haber contratado.
En la mayor parte de estos casos, el consumidor sólo tiene la opción de abandonar la compañía sin pagar ninguna penalización, aunque aún esté dentro del plazo de permanencia -habría que estudiar los contratos en los que había publicidad que anunciaba la permanencia de las tarifas-.

Desconocimiento de las condiciones

Además, siguen acudiendo a Irache personas que se muestran en desacuerdo con las facturas que les hace llegar su compañía, generalmente porque las consideran demasiado altas. Lo más habitual es que, o bien se trate de un error administrativo de la operadora, o bien el consumidor no conozca sus condiciones reales de contratación. En no pocas ocasiones, el consumidor asegura que lo que le prometieron no es lo que se le está aplicando. Esto es debido frecuentemente a que las ofertas comerciales no se corresponden con la llamada verificadora o el contrato firmado, que es lo que marca las condiciones reales de la contratación.

Servicios de tarificación adicional

Entre el origen de algunas facturas abultadas, de hasta 180 euros, puede haber también números de tarificación adicional, como los servicios Premium por los que los consumidores pagan por cada mensaje que reciben, y otros servicios de pago, generalmente suscripciones a diversos servicios telefónicos. El consumidor tiene derecho a restringir el acceso a los números de tarificación adicional y a no pagarlos preventivamente cuando está reclamando que su cobro no es correcto. Sin embargo, estas gestiones no siempre resultan sencillas.

Cobros indebidos al cambiar de compañía

Otros de los problemas más habituales surgen cuando el consumidor se cambia de una compañía a otra. No es extraño que la compañía ‘abandonada’ siga cobrando mensualidades al consumidor o que le aplique cláusulas de permanencia desproporcionadas o incluso inexistentes de hasta trescientos euros. Estas cláusulas deben haber sido aceptadas de forma expresa por el consumidor y el importe se debe calcular en función del tiempo que quede por cumplir.

Interrupciones y menor velocidad de la contratada

Otra queja habitual de los consumidores suele ser por la calidad del servicio, que consideran deficiente. Suelen deberse a las continuas interrupciones o la falta de cobertura así como que la velocidad del servicio de internet es más lenta que la prometida. Este tipo de problemas se da con más frecuencia en zonas rurales.

Solicitar contrato por escrito, estudiarlo y conservarlo

Buena parte de los numerosos problemas que tienen los consumidores con su servicio telefónico o de internet tiene que ver con el desconocimiento de las condiciones. En este sentido, es fundamental que el consumidor ni firme ni acepte telefónicamente un contrato en un primer momento.
Es más conveniente solicitar toda la información por escrito, asesorarse y estudiarla detenidamente. Si posteriormente se quiere contratar, conviene hacer que conste esta documentación con todas las condiciones en un contrato por escrito.
Conviene conservar estos documentos y, si luego se considera que la compañía no cumple, se puede acudir a ellos y reclamar su cumplimiento.