FIRMA LA FINANCIACION Y LE ENDOSAN UN CREDITO DE 1500 EUROS


L. y M. encargaron mobiliario para la habitación de su hijo, que valía en total más de 1.300 euros. Para poder pagarlo, accedieron a hacerlo a través de un banco y firmaron el documento que les entregaron para contratar la línea de financiación.

Unas semanas después llegó a su casa una tarjeta de crédito. Como no entendían de dónde venía la tarjeta, acudieron a su asociación de consumidores.  Allí pudieron ver que, junto a la financiación, habían señalado también la contratación de una línea de crédito ‘revolving’ de 1.500 euros, con TAE de 23%. Obviamente, no entendían las características del crédito ni sus condiciones. Un técnico en consumo se dirigió a la entidad y señaló que la falta de información hizo que los consumidores señalasen, incitados por los empleados del establecimiento, la contratación de una línea de crédito adicional, una contratación nula. Finalmente, el banco mantuvo la financiación pero accedió a anular el crédito ‘revolving’.