IRACHE ADVIERTE SOBRE COMPENSACIONES ANTE LOS CONTINUOS CORTES DE LUZ


Ante los continuos cortes de luz que han tenido lugar este último mes, la Asociación de Consumidores de Navarra Irache advierte a los ciudadanos que se hayan quedado sin suministro eléctrico de que tienen derecho a reclamar a su compañía eléctrica.

En los últimos treinta días, Irache ha recibido numerosas quejas por parte de ciudadanos que se han quedado horas o incluso días sin suministro eléctrico. Estos cortes se han producido especialmente en zonas del norte de la comunidad y con más frecuencia los días que el tiempo ha sido peor y han caído abundantes precipitaciones, sobre todo importantes nevadas.

Linternas, velas y mantas

Al quedarse sin electricidad, los perjuicios han sido notables ya que muchas casas se han quedado sin luz y han tenido que echar mano de linternas y velas, y sin calefacción, en días precisamente en los que el frío es más intenso. Lamentablemente, los consumidores no ven compensados los perjuicios causados que, por otro lado, se repiten año tras año.

La normativa reconoce unas compensaciones por las interrupciones

En este sentido, Irache recuerda que el Real Decreto 1955/2000 reconoce el derecho de los consumidores a ser compensados por estos cortes. La indemnización se establece en función del número de interrupciones, o en función del número de horas de interrupción.

Irache considera que la compañía debe compensar por los daños añadidos

Además de las molestias causadas por la falta de luz, muchos aparatos y electrodomésticos sufren averías al cortarse el suministro o los alimentos conservados en el frigorífico o el congelador se pueden perder, por poner unos ejemplos.
Más allá de los descuentos contemplados en la normativa, claramente insuficientes en la mayor parte de los casos, Irache considera que en muchos casos la compañía eléctrica debe compensar al consumidor por los daños añadidos que provoca el corte de luz. Lamentablemente, no siempre es fácil conseguir estas compensaciones y es habitual tener que llegar a los tribunales y poder demostrar estos perjuicios.

Un juez obliga a la compañía eléctrica a reparar la caldera a un socio de Irache

Recientemente un socio de Irache ganó un juicio en el que se condenó a su compañía eléctrica a pagar la reparación de la caldera de leña, cuya factura ascendía a 249 euros, y que resultó dañada tras un corte de luz de dos días en su vivienda.
La empresa  alegó que la interrupción del servicio se debió a la rotura de un cable de la línea de alta tensión por efecto de la nevada caída. Sin embargo, la compañía no acreditó en modo alguno que esta nevada fuese la causa de la rotura del cable que produjo la interrupción del servicio, por lo que el juez descartó que se tratase de un supuesto de fuerza mayor.

El mal tiempo no exime de responsabilidad a la empresa

En cualquier caso, la normativa determina que “en ningún caso los fenómenos atmosféricos que se consideren habituales o normales en cada zona geográfica, de acuerdo con los datos estadísticos de que se dispongan, podrán ser alegados como causa de fuerza mayor”.
Sin embargo, prácticamente todos los inviernos consumidores que viven en zonas rurales más montañosas ven como se quedan sin servicio eléctrico durante varios días. 
Además, la propia regulación señala que la empresa distribuidora deberá adoptar las medidas correspondientes para subsanar, en un plazo máximo de seis meses, las causas que motiven estas interrupciones. Sería deseable que, sobre todo en las zonas más pirenaicas de Navarra, se mejorasen las infraestructuras para que sus habitantes no sufran todos los años los habituales cortes de luz.