IRACHE ADVIERTE SOBRE FRAUDES EN OFERTAS DE EMPLEO


La Asociación de Consumidores de Navarra Irache recibió el pasado año más de doscientas consultas y quejas por fraudes relacionados con supuestas ofertas de empleo. Entre los problemas más frecuentes están las estafas que exigen adelantar dinero por material para el trabajo o por reservar el puesto, llamadas a números de tarificación adicional o la utilización de los datos personales o bancarios que los ciudadanos han facilitado al pensar que conseguirán un trabajo.
Dinero por adelantado

Buena parte de estas personas han visto las ofertas de trabajo en páginas de internet. En algunos casos, se ofrecía la posibilidad de realizar trabajos manuales en casa, como pequeños artículos publicitarios, y recibir un dinero por cada producto acabado. Para ello, pedían ingresos de entre 25 y 50 euros, que en principio iban dirigidos al pago del material mínimo para comenzar la actividad. Una vez que abonaron el dinero, no tuvieron manera de volver a contactar con los supuestos contratantes.

En el extranjero

Otras veces se ofrece un empleo en el extranjero, del que se detallan datos como el salario a percibir. Para reservar el puesto y otros conceptos como el billete de avión y gestión de documentación, se solicitan que se paguen adelantos de hasta 120 euros, que se asegura que se devolverán cuando se acabe de firmar el trabajo y regularizar la situación. Una vez que el consumidor paga el dinero, no tiene forma de volver a contactar con la supuesta empresa.

Utilizan los datos facilitados

La estafa consiste, en otros casos, en conseguir los datos personales o bancarios de los ciudadanos para realizar con ellos algún fraude. Así, ha habido personas que incluso han llegado a tener entrevistas con el supuesto representante de una empresa, que les ha dado todo tipo de detalles sobre un supuesto empleo. En esta entrevista, el afectado ha facilitado una copia de su DNI.
Transcurridas unas semanas sin recibir la llamada que esperaba, intenta contactar sin éxito con la persona que le entrevistó. Tiempo más tarde, y cuando el ciudadano casi ha olvidado el tema, recibe una llamada de un banco en la que se le solicita el pago de la mensualidad de un préstamo contratado, en ocasiones de hasta cinco mil euros. El consumidor asegura que él nunca ha pedido ningún préstamo en su entidad pero ésta cuenta con una solicitud firmada y con fotocopia del DNI. En estos casos, y detectado el fraude, no ha habido problemas en anular el préstamo.
Otras personas han llegado a facilitar también su número de cuenta y, como consecuencia, se han realizado en su nombre contratos de telefonía con cargos de más de 230 euros.

Transferencias bancarias

También se han dado casos de personas a las que les han ofrecido comisiones de hasta doscientos euros por ‘sólo’ recibir dinero en su cuenta bancaria y transferirlo posteriormente en otro número. Hay que ser especialmente cauteloso con estas propuestas ya que hay personas que, sin saberlo, han sido utilizadas para fraudes o incluso blanqueo de dinero.

Tarificación adicional

Otros engaños consisten en ofertas de empleo que dan un número de contacto. Cuando el interesado llama, una persona le informa de que para efectuar las gestiones hay que llamar a otro número, que es de tarificación adicional. El coste de estas llamadas puede superar el euro por cada minuto. Las personas utilizan estrategias para que estas llamadas se alarguen hasta veinte minutos, pidiendo datos y más datos o derivando la llamada y alargando las esperas. A veces se les dice que le han incluido en un registro para acceder al trabajo pero no vuelve a saber más del tema y, de hecho, hay muchas personas que ni tan siquiera reparan en el coste que les ha supuesto la llamada.

Empleo que es formación

Un anuncio en el periódico ofrece empleo público. A las personas que llaman les citan en unas oficinas días más tarde. Allí, una persona presenta individualmente un trabajo prácticamente seguro, del que les facilita el horario o el salario y le convence para firmar un contrato de entre 1.600 y 2.000 euros.
Sin embargo, lo que han firmado realmente los afectados es un contrato de formación para unas oposiciones, que no siempre han sido convocadas, en el que no se asegura en absoluto conseguir un puesto de trabajo. Y el dinero pagado se justifica por un material didáctico y unas sesiones formativas.

Pautas para disminuir el riesgo

Irache recomienda ser muy cauteloso con cualquier oferta de trabajo que resulte extraña o llamativamente atractiva y accesible, especialmente si se conoce a través de internet, y ofrece una serie de pautas a los ciudadanos para disminuir el riesgo de ser víctimas de de estos fraudes:
-    No adelante nunca dinero.
-    No dé sus datos personales o bancarios si no se trata de un contrato en regla. Exija una copia de cualquier contrato.
-    Asegúrese de que el correo recibido o el contacto pertenece a una empresa real.
-    No llame a números de tarificación adicional.
-    No conteste correos ni abra enlaces sospechosos.
-    No comience a trabajar sin haber firmado un contrato laboral.
-    Conviene tener un contacto real con los responsables de la empresa, a poder ser en el propio centro de trabajo.
-    Conserve toda la documentación y comunicaciones efectuadas.
-    Si es víctima de una estafa, denúncielo.