IRACHE DESACONSEJA FIRMAR PROPUESTAS DEL BANCO RELACIONADAS CON LA CLAUSULA SUELO DE SU HIPOTECA


La Asociación de Consumidores de Navarra Irache ha presentado dos nuevas demandas colectivas ante los juzgados por la inclusión de la cláusula suelo en préstamos hipotecarios. En concreto, una de las demandas se ha interpuesto en representación de 163 clientes de Caja Rural y otra, en nombre de 18 clientes del Banco Popular.

En la demanda a Caja Rural, además de la anulación del suelo, se reclama la devolución de las cantidades cobradas de más, importes que van, salvo alguna excepción, desde 1.000 hasta 18.000 euros, según el caso. En total, la cantidad reclamada es 727.000 euros. Los préstamos se sitúan entre 100.000 y 240.000 euros, con suelos de entre el 2 y el 3,5%.
Por su parte, para los clientes del Banco Popular se reclaman cantidades que van desde 1.000 a 19.000 euros, que en total suman 155.000 euros. Los préstamos están entre 108.000 y 349.000 euros, con suelos de entre el 2 y el 4%.

 

Se unen a dos demandas interpuestas anteriormente

Estas demandas se unen a la que ya se presentó en su momento defendiendo los intereses de setenta clientes de Caja Rural y a otra puesta frente a Caja España en nombre de 26 afectados. La primera está pendiente de fecha de juicio y en la última, la entidad demandada, antes de que se celebrase la vista, ofreció eliminar el suelo hipotecario de todos los clientes incluidos en ella y éstos aceptaron la propuesta. Esto ha supuesto una reducción de la cuota mensual de la hipoteca, que en algunos casos supera los 150 euros.

Pérdidas de entre 700 y 2.000 euros anuales

La cláusula suelo es un límite del que el interés a pagar en la hipoteca no puede bajar, aunque la suma del Euribor -o el índice que se aplique- más el diferencial acordado dé un valor menor. La mayor parte de los afectados firmaron préstamos de entre 100.000 y 250.000 con suelos de entre el 2 y el 3,5%, que han podido suponer pérdidas de miles de euros, según cada caso.

La Audiencia Provincial de Navarra reconoce la nulidad cuando hay falta de transparencia

Ha habido numerosas sentencias en el Estado sobre cláusulas suelo, la mayor parte de ellas favorables al consumidor. En Navarra, la Audiencia Provincial ya marcó el camino a seguir en marzo, al hacer suya la sentencia del Tribunal Supremo que determina que las cláusulas suelo que no se comercializaron con transparencia y producen desequilibrio entre las partes son nulas y dejan de aplicarse desde mayo de 2013, por lo que se tienen que devolver las cantidades cobradas de más desde esa fecha. 
 
Negociación con el banco o vía judicial

En Irache se ha comprobado que la inmensa mayoría de las cláusulas suelo no se han incluido en el préstamo hipotecario de forma transparente. En estos casos, los técnicos han tratado en primer lugar de reclamar y negociar con la entidad para encontrar una solución en vía amistosa. En algunas ocasiones se ha conseguido llegar a acuerdos que el cliente ha considerado satisfactorios. En otras, se ha llevado el caso por la vía judicial.


Cientos de llamadas por propuestas de los bancos


En las últimas semanas, cientos de ciudadanos han contactado con Irache porque están recibiendo llamadas de su banco en la que les invitan a acudir a la sucursal para firmar unos cambios en su hipoteca, que cuenta con cláusula suelo. La Asociación desaconseja a estos ciudadanos que firmen ningún documento antes de asesorarse convenientemente.
Entre las personas que han recibido las llamadas, hay tanto clientes que han reclamado la eliminación de su cláusula suelo como otros que en ningún momento han hecho gestión alguna por esta cuestión.

Presión para firmar

Algunos de los clientes que han acudido a la oficina bancaria han sido atendidos por personal administrativo. Allí, el empleado que le recibe le ofrece distintas propuestas para modificar su préstamo hipotecario, que cuenta con cláusula suelo, y le presiona para que firme en el momento alguna de ellas.
Si no accede, se le insta a que firme otro documento, según explican, para justificar ante sus superiores que el cliente ha acudido a la cita.

Quince días para aceptar

En ocasiones, se entrega por escrito las propuestas y se le dan al cliente un plazo máximo de quince días para poder aceptarlas.
Desde Irache se recomienda a priori no firmar ninguno de estos documentos. Hay que tener en cuenta que, una vez firmada una modificación, el consumidor queda comprometido y, si posteriormente se arrepiente, tiene muy difícil echarse atrás, aunque haya suscrito el documento presionado, sin la información suficiente o por cualquier otra razón que pueda aducir. 

Propuestas inferiores para el consumidor

Todas las propuestas de los bancos que han llegado hasta el momento a la Asociación son inferiores a lo que puede conseguir el consumidor en los tribunales, siguiendo la jurisprudencia dictada acerca de esta cuestión.
Algunas de las propuestas ofrecidas por entidades bancarias sólo ofrecen quitar la cláusula suelo sin devolución de cantidades y además, como contraprestación, el consumidor tiene que aceptar durante un tiempo el establecimiento de un tipo fijo de entre el 2% y el 2,50% y en algún caso, cumplido el periodo de tipo fijo, el incremento en el diferencial del préstamo actual.