IRACHE GANA EN LOS TRIBUNALES UNA DEMANDA EN EL TEMA DE LAS PLUSVALIAS


La Asociación de Consumidores de Navarra Irache ha ganado un juicio en representación de 26 personas que tuvieron que pagar la plusvalía al comprar sus viviendas en una promoción de Ansoáin. La promotora demandada tendrá que devolver las cantidades pagadas por los vecinos, importes que van desde los 215 hasta los 520 euros y que en total suman 8.421 euros. Con esta última sentencia, ya son 63 los asociados a los que los jueces han reconocido su derecho a que les sea devuelto el impuesto que tuvieron que pagar.

Cláusula que hacía recaer el pago del impuesto a los compradores

Al comprar su casa, los vecinos de una nueva promoción de viviendas de Ansoáin tuvieron que pagar, además del coste propio de la vivienda que adquirían a la promotora, un pago añadido al Ayuntamiento que correspondía a la plusvalía de la vivienda. Algunos de los afectados recurrieron a Irache, desde donde se comprobó que en las escrituras había una cláusula que hacía recaer el pago de este impuesto sobre el comprador, de forma irregular.

La promotora no se mostró dispuesta a llegar a acuerdos

Los vecinos fueron acudiendo a la Asociación, desde donde se trató de contactar con la promotora para que devolviese el dinero que habían hecho pagar a los compradores. Sin embargo, la promotora no respondió a los intentos de mediación y no se mostró dispuesta a llegar a acuerdos.

El juez ha declarado la nulidad de las cláusulas que obligan al pago a los compradores

Ante esta actitud Irache propuso a los afectados interponer una demanda judicial, iniciativa a la que finalmente se adhirieron 26 vecinos. Finalmente, el juez ha declarado “la nulidad por abusivas de las cláusulas por las que se impone a los demandantes el pago del impuesto municipal sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana contenida en los contratos” y a abonarles la cantidades pagadas, que van desde 215 hasta 520 euros.


Irache está representando ante los tribunales a 63 afectados por la plusvalía


Con esta sentencia, Irache ya ha ganado el juicio en representación de 63 ciudadanos a los que la promotora que les vendió sus viviendas obligó a pagar la plusvalía. Los afectados viven en diferentes localidades navarras como Huarte, Ansoáin o Estella, entre otras.

Grava el aumento de valor de terreno en una transmisión

La plusvalía es el término coloquial para denominar el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, un tributo que grava el aumento de valor económico de un terreno cuando se produce la transmisión de un inmueble. En la compraventa, la responsabilidad del pago de este impuesto recae sobre el “transmitente”, es decir, sobre el vendedor de la vivienda, según determina la Ley de Haciendas Locales de Navarra.

Por otro lado, la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios establece como cláusula abusiva “en particular, en la compraventa  de viviendas”, “la estipulación que imponga al consumidor el pago de tributos en los que el sujeto pasivo es el empresario”. Por tanto, en la compraventa de viviendas la plusvalía debe correr a cargo del vendedor y toda cláusula contractual que haga recaer el pago sobre el comprador es abusiva.

El ayuntamiento puede exigir el pago al consumidor, quien luego podrá repercutírselo a la promotora

Sin embargo, es habitual que el ayuntamiento exija el pago de la plusvalía al comprador. Esto genera gran confusión entre los ciudadanos pero lo cierto es que la actuación es correcta ya que la legislación contempla la posibilidad en la que “el adquirente tendrá la constitución de sustituto del contribuyente”. Aun así, si el comprador se ve obligado a abonar la plusvalía, tiene derecho a que luego el promotor le devuelva el importe pagado. Por ello, Irache recuerda que cualquier cláusula que haga recaer sobre el comprador la responsabilidad de pagar el impuesto es nula.