LE COBRAN SETENTA MENSAJES CON EL MÓVIL DADO DE BAJA


Una persona perdió el móvil y, en cuanto se percató de ello, envió una carta en la que adjuntaba una copia del DNI y solicitaba la baja del servicio. Sin embargo, siguieron llegando a su domicilio facturas de la compañía, por lo que la afectada contactó telefónicamente con la empresa en varias ocasiones para insistir en la solicitud de baja. Un año y medio después acudió a Irache porque, además de las facturas que continuaban remitiéndole, llegó una en la que le facturaban la recepción de más de setenta mensajes Premium en menos de un mes. Desde la Asociación se contactó con la compañía telefónica para exigir, además de que se hiciese efectiva la baja ya solicitada, se anulase igualmente la factura de los mensajes Premium, un servicio que fue activado posteriormente a la pérdida del móvil y solicitud de baja por parte de la asociada. La empresa confirmó la baja, por lo que la consumidora ha dejado de recibir facturas, tanto por tarifa ordinaria como por mensajes cortos y las facturas correspondientes recibidas, que sumaban 370 euros, fueron anuladas.