SIN TELÉFONO EN SU URBANIZACIÓN


En una localidad navarra se construyó una urbanización que carecía de teléfono. Los vecinos procedieron a solicitar la línea telefónica a una empresa de telefonía, pero pasados cinco meses desde la solicitud, todavía no se había instalado teléfono a ningún vecino de la urbanización. Uno de los vecinos acudió a "Irache", para que reclamáramos la línea. Desde la Asociación se recordó el plazo legal de sesenta días para cumplir con la solicitud de instalación de línea (sólo en casos excepcionales se permite un plazo mayor) y a los tres meses la urbanización ya disponía de teléfono.