VESTIDO DE NOVIA


Nuestra asociada una vez celebrada la boda y a la vuelta del viaje de novios acudió a una tintorería con su vestido de novia para que se lo limpiaran. Una vez le limpiaron el vestido y sin comprobarlo en la tintorería cuando llego a su domicilio observó que el color del vestido había cambiado completamente: cuando lo compró era blanco y tras la limpieza observó que era de color marfil. Tras realizarse desde Irache la reclamación le ha indemnizado con la mitad del coste del vestido con 800 euros.